viernes, 13 de febrero de 2015

El pulso de España

En estos momentos nos encontramos en plena crisis económica mundial, que empezó en el 2008 en Estados Unidos. Esta crisis, denominada crisis de los países desarrollados, fue originada por la desregulación económica, los altos precios de las materias primas, la sobrevaloración del producto y la amenaza de una recesión a nivel mundial.

Todo esto supuso para España el comienzo de más problemas añadidos a los anteriores: el final de la burbuja inmobiliaria, la crisis bancaria de 2010 y el aumento de desempleo. Provocando surgimientos de movimientos sociales enfocados a cambiar el modelo económico y productivo, de modo que se cuestiona el sistema político reclamando una renovación democrática. Uno de los movimientos más importantes fue el 15M de 2011 en el que se protestaba por la inestabilidad y las condiciones económicas de la clase media y baja. La crisis se ha ampliado más allá de la economía para afectar a los ámbitos institucionales, políticos y sociales.

En el ámbito político Mariano Rajoy, actual presidente de gobierno, hace balance de 2014 y prepara el fin de esta legislatura asegurando que después de siete años de crisis, en 2014 se ha creado empleo neto, lo cual marca un antes y un después, por lo que es el primer año que crecemos y lo seguirá haciendo y, así, afirma que "El 2015 será el año de despegue definitivo de la economía". Rajoy ha sostenido que su prioridad es "recuperar el bienestar de los españoles que se llevó la crisis" y que partidos como Podemos generan "inestabilidad y pérdida de bienestar".

Diariamente salen a la luz noticias como estas, en los telediarios, periódicos e Internet... de manera que todos los ciudadanos están al tanto de las reformas, discursos corrupción y todo lo que pasa en el gobierno de nuestro país. Pero también, aparecen muchas noticias en la que se ve como el pueblo se revela contra todo esto mediante huelgas y manifestaciones, por lo tanto, en mi opinión, pienso que España si tiene pulso y yo me veo reflejada en ese pulso, ya que, por ejemplo, la semana próxima el sindicato de estudiantes ha convocado una huelga contra la reforma de los grados, en la que, por lo que se faltaran a clase por huelga la mayoría de mi clase. Esto me demuestra que los estudiantes se preocupan por un futuro mejor y lo hacen ver.


No hay comentarios:

Publicar un comentario