miércoles, 27 de mayo de 2015

"El Grito" de Edward Murch

1. Introducción
Este cuadro fue pintado por Edward Murch, un pintor noruego de la corriente expresionista.
El expresionismo fue una corriente artística que buscaba la expresión de los sentimientos y las emociones del autor, más que la representación de la realidad objetiva. Lo importante en este movimiento es la forma y el sentimiento del autor. Para ello los pintores utilizan los colores fuertes y puros . Distorsiona las formas retorciéndolas y pintando rostros desfigurados y tristes, buscando con las líneas transmitir el ritmo de esos sentimientos. Los cuadros expresionistas se caracterizan por su expresividad y fuerza psicológica a través de sus composiciones agresivas.
Las obras de este autor trataban sobre las angustias y temas existenciales. Los sentimientos y tragedias humanas las resumió en una serie que llamó “El friso de la vida”. Destacan tres temas principales: el amor, la angustia y la muerte.

2. Análisis de la forma
Es una pintura al oleo, tempera y pastel sobre carbón.
Presenta colores cálidos al fondo y una luz semioscura, donde se observa colores rojos y azules que son muy conocidos en los paisajes intensos de Noruega en ciertas épocas del año. La figura principal es una persona de sexo desconocido. La figura se retuerce entre las curvas del paisaje. Se ven líneas de composición simplificadas. La persona esta gritando, con expresión de desesperación. En el fondo se aprecian dos figuras con sombrero que no se pueden distinguir con claridad. El cielo parece fluido y arremolinado, igual que el resto del fondo.


3. Análisis del contenido.

El lugar donde está basado el cuadro era un mirador hacia el paisaje de Kristiana, Oslo, desde la colina de Ekeberg. Era un lugar de de numerosos suicidios. También se podía observar un manicomio, donde una de sus hermanas fue internada.
El autor se basó en aquel sentimiento para crear la primera versión del “El Grito”, que fue llamada “La Desesperación”.
La segunda versión se trataba de una composición sencilla parecida a la anterior, pero con colores diferentes. Una escena más sombría, una figura menos contemplativa y más desesperada, y el rostro se muestra de frente.
Finalmente, en su última versión la figura evoluciona hacia un ser deforme y burlesco, casi cadavérico, llevándose las manos hacia el rostro mientras parece emitir un angustioso grito. De ahí su nombre.


4. Opinión personal.

El cuadro me trasmite angustia, como una persona desesperada grita en medio de la naturaleza donde prácticamente nadie puede oírle. Los colores cálidos e intensos llaman la atención resaltando la figura principal, encontrándose en un entorno ansiosos y solitario. Se puede interpretar que el personaje esta desesperado por la época que está afrontando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario