domingo, 8 de mayo de 2016

De pícaros y caballeros. Tarea 3

Todos hemos oído hablar alguna vez sobre Don Quijote de la Mancha y El Lazarillo de Tormes pero ¿nos hemos parado a pensar qué similitudes y diferencias existen entre ambos? Esta tarea consiste en buscar los contrastes entre los comportamientos de Lázaro y el escudero, y entre los de Don Quijote y los presos que libera. Para ello se ha analizado los siguientes textos: "Tratado III" del Lazarillo y el capítulo del encuentro de Don Quijote con los galeotes. Para empezar haré un breve recordatorio de lo que pasa en cada capítulo.

"Tratado III" del Lazarillo comienza por la llegada de Lázaro a Toledo que después de haberse quedado sin amo busca a otro a quien servir. Pronto se encuentra con un escudero de buena apariencia. Este se lo lleva a casa después de una larga caminata por el pueblo, Lázaro hambriento le pide de comer pero su amo dice que solo come por la mañana y por la noche, pero cuando llega la hora de cenar el amo se excusa diciendo que a esas horas es peligroso andar por las calles. Al día siguiente Lazarillo viendo que el amo no regresaba sale a pedir limosna y llega a la casa con comida y la comparte con su amo, el cual le esperaba. A medida que pasaban los días Lázaro se iba dando cuenta que su amo no tenía dinero. El escudero termina por contarle la verdad y le dice toda la fortuna que tenía en sus tierras pero que había venido a Toledo porque necesitaba encontrar a un señor con gran título para servirlo y que acabase su desventura. Al mismo tiempo llegan una mujer y un hombre reclamando el dinero del alquiler pero le dice que vuelvan al día siguiente pero el amo desaparece y acusan a Lazarillo, pero finalmente las vecinas dicen que el no tiene nada que ver.

El capítulo de don Quijote comienza tras una conversación mantenida en el capitulo anterior, cuando se encuentran, según Sancho, a un grupo de galeotes forzados por la justicia de las galeras. A lo que Quijote responde que debían de intervenir, ya que su oficio era deshacer entuertos y ayudar a los necesitados pero Sancho se oponía porque los mandaba la justicia. Don Quijote curioso preguntó las razones por las que estaban castigados pero recibió una respuesta irónica, pero el último dijo llamarse Ginés de Pasamonte, quien dejó escrita la historia de su vida en la cárcel, cuyo libro decía ser más bueno que el de Lazarillo de Tormes. Este discute con el guardia quien le quiere pegar pero Quijote se lo impide. Don Quijote pide a los guardias que lo suelten argumentando que es duro hacer esclavos a los que Dios y la naturaleza hizo libres, pero el comisario dice que no está autorizado para hacer eso. Don Quijote actúa y se lanza a los guardias y estos lo atacaron a el, mientras tanto los galeotes vieron la oportunidad de huir. Luego Quijote reúne a los galeotes para pedirles que le cuente a Dulcinea la hazaña que había realizado pero estos le atacaron dejando a él y a Sancho desnudos.

Los contrastes que he podido apreciar en estos dos capítulos son que Lazarillo se busca, por así decirlo, su vidaa través de engaños, mientras que Don Quijote busca "salvar" la vida de otros. A Lazarillo lo definiría como una persona avispada, inteligente y, por supuesto, como un pícaro ya que se las ingeniaba muy bien para engañar a la gente. Sin embargo Quijote intenta dar argumentos para lo que quiere conseguir pero acaba utilizando la violencia para liberar a los presos a lo que estos se la devuelven con violencia también. De modo  que no logra lo que el deseaba, actuar como héroe salvando a los presos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario