domingo, 8 de mayo de 2016

De pícaros y caballeros. Tarea 4

La picaresca se puede definir como un subgénero literario al que pertenecen las novelas picarescas. Estas son una género literario narrativo en prosa muy característico de la literatura española, pero que trascendió a la europea en general.  Surgió en España en el Siglo de Oro y se caracteriza por representar como personaje  central de la obra un pícaro o antihéroe, y por emplear la técnica de la autobiografía. Pero ¿quienes eran los pícaros? Eran aquellos que tenían picardía o que se comportaban con astucia y disimulo para conseguir un fin determinado (sobrevivir).

La novela picaresca surge como crítica de las instituciones degradadas de la España imperial y de las narraciones idealizadoras del Renacimiento, un ejemplo son los libros de caballería. Este fuerte contraste de los valores entre los distintos elementos sociales de la época generó, como respuesta irónica, las antinovelas de carácter antiheroico, mostrando la miseria del momento. Todos estos se contraponían a los caballeros y burgueses. Este género extraía la sustancia moral, social y religiosa entre los nobles y siervos. Durante este periodo fue cuando se comenzó a vulgarizarse y degradarse personajes como los que ya conocemos, Don Quijote y Lazarillo de Tormes.

¿Siguen existiendo los pícaros como tal? La respuesta es claramente sí, pero con algunas que otras diferencias. Mientras que los pícaros del Siglo de Oro se consideraban como personas que a través de sus engaños hacía todo lo posible por comer, los pícaros actuales se definen como personas que engañan a los demás con un fin determinado que no tiene nada que ver con el hambre ni con otra necesidad. La picaresca podría decirse que no depende del sitio donde estas personas se hayan criado, ni tampoco importa la clase social de la que se provenga, más bien depende de la educación que se haya recibido, si ser honrado o corrompido. A menudo vemos claros ejemplos de picaresca en nuestra vida cotidiana, que si damos partes falsos si chocamos nuestro coche, que si nos colamos en las colas...Sólo se mira por el beneficio propio y no por el respeto hacia los demás. Como pícaros más conocidos tenemos el caso de Iñaki Urdangarín que realizó unos negocios sospechosos y el caso de Julián Muñoz conocido por su polémica gestión como alcalde de Marbella.

Después de todo esto quedan ideales por los que luchar pero quienes lo defienden lo hacen de manera corrupta. Sin embargo, siguen existiendo los llamados Quijotes, que son aquellos que tienen altos ideales y que luchan y defienden causas nobles y justas de forma desinteresada, un ejemplo de ello son las personas que están en las tribunas morales. Personalmente si sabría si considerarme, pero si hay que elegir entre  pícaro y Quijote  me quedaría con el Quijote.

Resultado de imagen de julian muñozResultado de imagen de picaros actuales

No hay comentarios:

Publicar un comentario