domingo, 20 de noviembre de 2016

Comentario Crítico de Antonio Machado

XLVIII
(LAS MOSCAS)
Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.

¡Oh, viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,

—que todo es volar— sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales ...
Moscas de todas las horas,

de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,

de siempre... Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado

sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.

Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas;
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas.

Tema: nostalgia representada con la insignificancia de las moscas como símbolo de lo característico del humano.

Resumen: Las mocas, las insoportables, las que están en todas partes y las que hacen recordar. Impertinentes e insignificantes que se posan en cualquier sitio, pero que siempre están presentes trayendo recuerdos a la memoria.

Estructura: El poema está formado por 9 estrofas de 4 versos cada una menos la última que tiene 6 versos. Presenta una estructura circular ya que se empieza igual que se acaba.
En la primera estrofa el autor describe las moscas como inevitables y vulgares que le hace tener recuerdos.
De la segunda a la octava describe en los sitios donde están las moscas y que lo único que hacen es volar e incordiar.
Por último, en la última estrofa como es de carácter circular se dice lo mismo que en la primera.

Comentario Crítico:
Este poema pertenece a Antonio Machado uno de los poetas españoles más importantes. Nació en Sevilla en 1875. Éste se caracterizaba por ser un hombre sencillo, ensimismado y sensible. Ideológicamente se formó en el liberalismo progresista, pero mas tarde, consciente de las desigualdades sociales,  se desvió hacia un humanismo populista de carácter revolucionario. Según su estética, en principio tuvo una doble raíz: el Romanticismo tardío y el Simbolismo, situándolo entre los autores modernistas. Pero más tarde prefirió una poesía que expresara "una palpitación del espíritu" frente a los versos sonoros y sensoriales.

Este poemas es el número XLVIII del libro de Soledades (1903) perteneciente a la primera etapa del poeta, la cual estaba influida por el modernismo intimista, mirando hacia dentro y en un monologo íntimo. Le interesa detenerse en los sentimientos universales que giran entorno al tiempo, la muerte y Dios. Suelen ser versos llenos de melancolía, soledad y angustia. Se caracteriza por una poesía simbolista: la tarde, el agua, la noria, las galerías, son símbolos de realidades más profundas, de estados de ánimo o de obsesiones íntimas. En este poema se ve reflejado claramente la melancolía con la que describe a partir del símbolo de las moscas el paso del tiempo.

Aunque lo haya escrito Machado hace ya un siglo es un tema que nunca pasa de moda, ya que, todo el mundo pasa por eso, el tiempo vuela para todos. Nos preocupa que pase tan rápido porque queremos vivir lo mejor posible y lograr nuestros propósitos y tenemos miedo de que pase el tiempo y no lo hayamos cumplido. El autor añora su juventud y todo el tiempo pasado y lo que nos hace ver que lo único que permanece son los recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario